Contratar Servicio Coaching Para Adelgazar -  Consultas  - Libros  -Notas  Terapia FloralCoaching   Preguntas Frecuentes / Contactar    Productos y Servicios


Use la cabeza para adelgazar - /- Lo que engorda es la emoción

          

 


Estrategias de Motivación para llevar adelante una dieta 


      

Servicio de Coaching On-line Para Adelgazar 

PROMOCIÓN


Pack:
*20 sesiones  
*3 veces por semana
*8 Meditaciones
*24 VIDEOS
*Libro Incluido
*Materiales para trabajar
*Archivos Descargables

*SIN HORARIO FIJO

24hs / 7 días 
de la semana

 


                

 El trabajo Personal


El comer emocional

 



SUMARSE A LA CAMPAÑA

         AUTOTEST
Para su Consideración

Remedios 
para la Emoción


 

           

Contratar Servicio de Coaching Online para Adelgazar


Libro Incluido en el Servicio de Coaching Online

 


 

Boletines


  

Visite Aflorarte.com

Especialistas en 

Coaching 

y Flores de Bach

 


Notas


 

Quién es 
Liliana Dercyé


 

  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Únete a nuestra red de

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Archivos de Prensa
 

La obesidad en los adolescentes, 
"Un problema mundial con sustrato social

INTRODUCCIÓN

La obesidad es actualmente un problema de salud pública mundial, esta pandemia afecta no solo a países industrializados sino también a los llamados “en vías de desarrollo”; ha dejado de ser desde hace ya mucho tiempo un problema que afectaba solo a las clases sociales opulentas para extenderse hasta los sectores más desprotegidos de la población. La Organización mundial de la salud (OMS), la ha calificado como la “epidemia en expansión” (EUFIC, 2007).

La obesidad amenaza cada vez más a la salud de un mayor número de personas, se ha convertido en un factor determinante en la aparición de numerosas enfermedades tales como la diabetes, la hipertensión, eventos cerebrovasculares, enfermedades coronarias, dislipidemias y osteoarticulares entre otras; incrementando con ello la prevalencia y los índices de morbimortalidad de la población adulta. Sin embargo, este tampoco es solo un problema de la edad adulta, por el contrario, existen numerosos estudios que señalan que el problema de la obesidad inicia en edades tempranas de la vida, e incluso hay quienes aseguran que comienza antes de nacer. 

Cuando se piensa en donde o en que momento se realiza la patogénesis de la obesidad, indiscutiblemente se tienen que traer al pensamiento aspectos que tienen que ver con la herencia y la genética; la historia personal y familiar; los estilos de vida y hasta con aspectos que tienen que ver con el contexto sociocultural y demográfico del mismo individuo.

Actualmente existen múltiples perspectivas de abordaje del problema de la obesidad; las que mayormente han predominado en el mundo occidental son las que responden al paradigma cuantitativo, es decir, las que tienen que ver con la medición de la ingesta y consumo de calorías; desde esta perspectiva, el desbalance energético es la principal causa de sobrepeso y obesidad y las enfermedades asociadas como la diabetes mellitus tipo II (DMT2) y la hipertensión arterial (HTA) son enfermedades secundarias o consecuencia del mismo desorden alimentario. Desde esta perspectiva la dieta y el ejercicio constituyen los pilares básicos del tratamiento; en los países occidentales, este enfoque de corte medico-nutricional ha prevalecido, sin embargo, poco resultados ha dado, sobre todo si pensamos el número cada vez más creciente de personas (incluyendo niños y adolescentes) que son ya parte del problema en las últimas décadas.

Por otra parte y desde otro punto de vista, la perspectiva sociocultural estudia al sobrepeso y la obesidad como un problema que tiene su génesis en el desarrollo histórico y demográfico de las sociedades, en donde las relaciones sociales y económicas forman parte fundamental de la problemática e impactan de forma importante en la población, sobretodo si pensamos en una sociedad de consumo como la actual en donde lo importante no es “estar saludable” sino “verse saludable”, respondiendo así los estereotipos de belleza y resignificando los conceptos de “obesidad y delgadez” que se tenían en el pasado.

El problema del sobrepeso y la obesidad en los adolescentes (independientemente desde la perspectiva que se aborde) se debe estudiar con detenimiento e integrar todas las variables y factores presentes tanto en su génesis como en su desarrollo y evolución, ya que los costos tanto a nivel individual como social son importantes y trascendentes para cualquier sociedad.

El sobrepeso y la obesidad en los adolescentes
El panorama actual

En la actualidad la obesidad ha alcanzado niveles alarmantes, ha pasado de ser una epidemia para convertirse en una pandemia debido a las proporciones que ha alcanzado. A través del tiempo, esta enfermedad ha mostrado una tendencia al alza debido al incremento constante de la prevalencia en todo tipo de poblaciones. Comparativamente y de acuerdo a cifras de la OMS, la obesidad mostrado un crecimiento mayor en los países en desarrollo que los países desarrollados; de acuerdo a datos publicados por este organismo, existen en el mundo más de 1600 millones de adultos (mayores de 15 años) con sobrepeso y más de 700 millones con obesidad y en 2005 existían en el mundo al menos 20 millones menores de 5 años con sobrepeso. Aunque en años anteriores se le consideraba a la obesidad como un problema exclusivo de países desarrollados, hoy en día esta enfermedad aqueja también a países con bajos ingresos y mínimos niveles de desarrollo. (WHO, 2007).

La obesidad se ha convertido en una enfermedad con alcances sociales, es decir, sus repercusiones dentro de este ámbito llegan a ser determinantes para el desarrollo de los adolescentes, no solo en materia de salud sino también en la forma en como estos se desenvuelven, se identifican y se viven en sociedad con sus semejantes; la obesidad y el sobrepeso se presentan en cualquier nivel socioeconómico y a cualquier edad, incrementándose conforme pasa el tiempo; cuando se presenta en edades tempranas como en la edad infantil y en la población adolescente, en la mayoría de los casos suele perpetuarse hasta la edad adulta y con ello ocasionar la aparición de múltiples enfermedades crónicas no trasmisibles. El sobrepeso y la obesidad en edades tempranas se esta influenciado de alguna forma por los estilos de vida (hábitos dietéticos y actividad física) de la población pero también en la forma en como el adolescente se relaciona con sus iguales.

Definición

De acuerdo a la NOM. (2007), la obesidad, se define “como una enfermedad crónico no transmisible que se caracteriza por el exceso de tejido adiposo en el organismo, que se genera cuando el ingreso energético (alimentario) es superior al gasto energético (actividad física) durante un período suficientemente largo; se determina la existencia de obesidad en adultos cuando existe un índice de masa corporal mayor de 27 y en población de talla baja mayor de 25”. SSA.NOM (2000).

Sin embargo, es necesario destacar, que actualmente no existe un método estandarizado para determinar el sobrepeso y la obesidad en los niños y adolescentes debido en parte a encuentran en un etapa importante del crecimiento y desarrollo y por otra a que la composición etnográfica de nuestro país no permite establecer medidas somatométricas para la gran diversidad y pluralismo étnico que existe en México. No obstante, la Secretaría de Salud emitió en 1994, la Norma Oficial Mexicana para el control de la nutrición, el crecimiento y el desarrollo del niño y del adolescente, tomando como referencia las normas internacionales de la OMS y el Nacional Center for Health Statistics (NCHS), cuyo objetivo es “establecer los criterios para vigilar el estado de nutrición y crecimiento de la población desde el nacimiento y hasta los 19 años”, evaluando el estado de nutrición de forma clínica (signos y síntomas), así como los índices antropométricos: peso/edad, talla/edad, peso/talla y perímetro cefálico e indicando en las curvas de crecimiento +-1 desviación estándar en relación con la mediana para el peso normal; +1 a +1.99 para sobrepeso y +2 a 3 para obesidad (NOM,1993).

Las definiciones anteriores, como puede apreciar el lector, son hechas desde una perspectiva meramente cuantitativa, la somatometría se interpreta a partir de mediciones estadísticas para una población; sin embargo, ¿Qué tan válidas pueden ser dichas mediciones para una población tan heterogénea como la mexicana? Esta interrogante es necesario reflexionarla, sobre todo si se piensa en la gran disparidad y pluralidad existente no solo de tipo étnico y racial, sino también de condiciones ambientales y de diferencias económicas entre los diversos sectores que componen la población; es decir, no es lo mismo pensar en un niño o adolescente del medio urbano como la Ciudad de México que en uno del medio rural proveniente de una comunidad indígena como la tzeltal (por citar alguna) del Sureste del país en donde factores como la genética, alimentación, el ingreso y estilos de vida hacen diferencias significativas en el desarrollo y por lo tanto en las relaciones resultantes de las mediciones antropométricas antes descritas.

La obesidad ¿Un problema biológico, psicológico o social?

La obesidad es, sin lugar a dudas, una enfermedad multifactorial, cuya etiopatogenia, expresión clínica y tratamiento no se pueden entender mediante un solo enfoque; sin embargo, en virtud de la tendencias actuales en relación al incremento de esta patología en edades escolares, se le han atribuido a dicha condición dos sustratos fundamentales: los cambios en la forma de alimentación y la actividad física. Peña, M. y Bacallao, J. (2001).

La obesidad en jóvenes está siendo cada día mayor, los patrones desordenados y las conductas alimentarias deficientes, aunados a la inactividad física han sido factores claramente definidos como de riesgo para que la obesidad se mantenga y perdure hasta la edad adulta; al establecerse dichas conductas y estilos de vida poco saludables, se aumenta el riesgo de aparición a temprana edad de enfermedades producto de la obesidad; las más comúnmente desarrolladas en adolescentes son: la diabetes mellitus tipo II (DMT-II), cierres epifisiarios tempranos, hiperplasia e hipertrofia adiposa, presentación temprana de la menarca, hiperlipidemia, aumento del gasto cardiaco con su consecuente hipertrofia del corazón izquierdo, esteatósis hepática con aumento de transaminasas y alteraciones del metabolismo de la glucosa, problemas ortopédicos de pies, rodillas, cadera y columna lumbar, coledocolitiasis, litiasis vesicular, síndrome de Stein-Leaventhal o de ovario poliquístico y pseudo tumores cerebrales entre otras muchas enfermedades desarrolladas como consecuencia de la misma obesidad.

Desde el punto de vista biológico, la obesidad se debe al sustancial “incremento del tejido adiposo por encima de un nivel determinado para la talla de un patrón de población normal promedio”. En más del 90% de los casos es el resultado de un desbalance entre la ingesta alimentaria excesiva y el gasto calórico disminuido. (Xavier and Sunyer, 1992 ; Bray, 1985)

Este aumento de peso exagerado condicionado por una elevada ingesta y conductas sedentarias se denomina exógena, la llamada obesidad endógena que representa el 10% de los casos está condicionada por razones genéticas, endocrino-metabólicas u otras enfermedades (De la Peña 1991, Xavier and Sunyer, 1992; González, 1985). La diferencia entre ambas denominaciones en ocasiones se dificulta, aunque muchos obesos prefieren el diagnóstico de endógeno pues ello salva su responsabilidad individual y social. Es más elegante "obeso enfermo" que "obeso indisciplinado".

Es oportuno relatar que según Bray, G. (1985) las células de obesos transplantadas a sujetos delgados y viceversa responden a las características físicas del receptor, perdiendo las cualidades del donante. Además, “gemelos univitelinos repartidos entre familias obesas y delgadas, responden con a lo largo del tiempo y durante el desarrollo al nuevo patrón familiar. Ambos ejemplos son bastante concluyentes en demostrar que tanto célula como persona dependen mas de conducta y medio ambiente que de código genético en lo que a obesidad se refiere” (Bray, G. 1985).

Lo anterior, nos ayuda para reforzar la tesis de que tanto el sobrepeso como la obesidad responden en mayor medida a factores exógenos o extrínsecos del propio adolescente y en menor medida de factores endógenos o intrínsecos del mismo, como puede ser el caso de adolescentes con predisposición genética asociados al gen de la obesidad (gen ob, codificador de la proteína antiobesidad leptina) (Hughe, H. S.F.) o bien a condiciones endocrinas como el “Cushig” en niños por la hipersecreción del cortisol o bien por la ingesta de corticoesteroides como en el caso de algunos niños asmáticos sometidos por largos periodos a la exposición este tipo sustancias en los medicamentos. Efectivamente, en el problema de obesidad de los adolescentes, no podemos partir del hecho de que son obesos por razones de mal funcionamiento orgánico, múltiples estudios médicos concluyen en su mayoría, que en la obesidad están presentes de alguna forma, factores del entorno social y con la psicología del adolescente; entonces, ¿Por qué los modelos actuales de tratamiento y control de la obesidad se enfocan en su mayoría a cuestiones de alimentación y ejercicio? La respuesta a esta pregunta la podemos encontrar en parte a los modelos económicos y de consumo de la mayor parte de la gente, en donde el “culto a la belleza” hace su aparición y en donde múltiples empresas con intereses comerciales encuentran su nicho de crecimiento, al ofrecer a los consumidores potenciales “dietas milagrosas” o aparatos de ejercicio vanguardistas de “todo en uno”. Dicho así, los consumidores potenciales (personas obesas) son influenciados de forma psicológica, esto es, se condiciona al obeso a adquirir los productos en virtud del deseo sublimado de “verse bien” o “verse física y socialmente atractivo” y en consecuencia aceptado en sociedad (también llamadas representaciones sociales).

Por otra parte, un control y tratamiento de la obesidad no puede soslayar el hecho de que el estado nutricional de un grupo determinado, no puede ser evaluado excluyendo su contexto sociocultural; antropólogos y sociólogos han enfatizado que siendo todos los individuos miembros de una cultura y la cultura una guía de comportamientos socialmente aceptables, por esta razón los modos de alimentación deben de ser necesariamente influidos por la cultura (Fausto,J. Et al. 2006).

CONCLUSIONES

La obesidad como un problema de salud pública en los adolescentes se ha estudiado desde diversas enfoques; de entre todos, el más aceptado y que ha tenido mayor eco en la sociedad actual es el biológico, en donde el sobrepeso y la obesidad de deben principalmente al excesivo consumo de calorías y la escasa o nula actividad física, misma que se traduce en hipertrofia (crecimiento) e hiperplasia (reproducción) de las células adiposas (tejido graso). Este enfoque biológico ha conducido a que en la mayoría de las ocasiones se piense que con una dieta equilibrada y mucho ejercicio se resolverá el problema, y esto casi nunca sucede así, sobre todo si se piensa que efectivamente, el sobrepeso y la obesidad en la mayoría de los adolescentes no se debe a causas endógenas, sino a factores exógenos o socioculturales que impactan directamente en la psicología del adolescente ocasionando una serie de problemas a nivel conductual y social. El enfoque biológico soslaya los factores del ambiente social y por ende los aspectos demográficos e históricos de una población, ya que las representaciones sociales de la obesidad van cambiando de acuerdo al momento histórico, geográfico y etno-demográfico de las poblaciones, mismas que trasladan dichas representaciones sociales a los diversos grupos etáreos que componen esas mismas poblaciones; por lo tanto, la solución al problema de la obesidad no se encuentra en recetas ni métodos de aplicación mundial o general, sino en el estudio integral y específico en los diversos factores y entornos sociodemográficos en donde se desenvuelven los diversos grupos humanos.

REFERENCIAS

American Academy of Child and Adolescent Psychiatry AACAP, (2002) La Obesidad en los Ninos y Adolescentes Revista AACP:79:01:2001. Recuperado el 20 de mayo de 2008 en: http://www.aacap.org/page.ww?section=Informacion+para+la+Familia&name=La...

Bray, G. Obesity. (1985). Definition, diagnosis and disadvantages. The Medical journal of Australia. SP 1:61.

Braguinsky, J. (2004) Prevalencia de obesidad en América Latina. Buenos Aires:Argentina. Publicación científica PAHO. Washington.

Brian W. M. Mills B. and Browing C. (1997). Effects of cross training on markers of insuline resistance and hyperinsulinemia.Med Sci Sp Ex 29 (9). 1170-75.
Marcos B. y Moreno E. (2001). Sobrepeso y obesidad. Problemas y soluciones. Arch med dep 18(82)151-164.

European Food Information Council, EUFIC FOOD TODAY 12/1998. Recuperado el 28 de febrero de 2007 de: http://www.eufic.org/article/en/expid/basics-obesity-overweight/

Fausto, J. ,Aldrete RM., López M. M del C. (2006). Antecedentes histórico sociales de la obesidad en México. Investigación en Salud. Universidad de Guadalajara: México. Vol. 8:2:2006:92

Flores,M. Carrión, C. Barquera, S. Sobrepeso materno y obesidad en escolares mexicanos. ENN1999. Salud pública de México / vol.47, no.6, noviembre-diciembre de 2005. p. 447

Howard Hughe Medical Institute. Recuperado el 22 de junio de 2007 de:http://www.hhmi.org/genesweshare-esp/d130.html.

Peña M, Bacallao J. (2001). La obesidad y sus tendencias en la región. Rev Panam Salud Publica/Am J Public Health 10:75-8.

Secretaria de Salud. Norma Oficial Mexicana NOM-174-SSA1-1998, Para el Manejo Integral de la Obesidad. DOF 12 Abril del 2000. México:DOF

WHO-OMS. (2007). Organización Mundial de la Salud. Recuperado el 19 de junio de 2007 de: http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs311/es/index.html

Fuente: http://portal.educar.org/edgar-zamora-carrillo/la-obesidad-en-los-adolescentes-un-problema-mundial-con-sustrato-social

 

CURSO  INTRODUCTORIO **GRATIS**

Tácticas mentales y estrategias de la conducta
 para adelgazar sin sufrir

Subscríbase ahora para recibir
Curso Básico Gratuito: en 18 mensajes



NO incluye
videos, lecciones ni ejercicios del Servicio 

Más información sobre el 
Curso Introductorio aquí

 

IMPORTANTE: Al suscribirse revise su
Carpeta de Correo Spam-
 
Lamentablemente muchos mensajes 
se pierden allí

 

 

Volver

 

 


 

 


 


 

 

    

 

 

 

Contactar

Iniciativas de Liliana Dercyé:  
 www.aflorarte.com  / www.lilianadercye.com 

Aviso de Copyright © 2008: www.loqueengordaeslaemocion.com    Todos los derechos reservados

 

 

free hit counter